Bricomanía coctelera: cómo hacer simple syrup casero

In Utilidades
Haz scroll

En unos sitios lo llaman sirope de azúcar, en otros almíbar, en otros jarabe de goma y, de forma mayoritaria, es conocido como simple syrup. Hablamos de un sencillo ingrediente que está presente en un sinfín de recetas de cócteles, desde el Pisco Sour al Gin Fizz pasando por el Planter’s Punch. Prácticamente toda receta que requiera un toque dulce y azucarado utiliza el simple syrup, ya sea a base de ron, vodka, ginebra y hasta whisky. Incluso aquí preferimos utilizarlo como sustituto del azúcar a la hora de hacer mojitos, ya que así se elimina la sensación de encontrar granitos de azúcar entre los dientes a la hora de beberlo. ¿Pero qué es el simple syrup?

Básicamente el simple syrup es un sirope, es decir: una dilución de azúcar en agua que, además, puede prepararse de manera muy sencilla en casa o en la cocina del bar y guardarlo para usarlo posteriormente en la elaboración de cócteles. Para ello lo único que se necesita es agua, azúcar y un cazo donde calentar ambos ingredientes. ¿Y cómo se hace? Pues muy fácil: enciendes el fuego, pones el cazo y echas en él dos partes de azúcar por una parte de agua. Debes remover la mezcla de manera continua a medida que se vaya calentando, procurando que nunca llegue a ebullición. De esta forma el azúcar se disolverá hasta crear un almíbar. ¿Durante cuánto tiempo hay que remover? Pues depende de la cantidad que quieras hacer, pero normalmente 10 minutos -o menos- son más que suficientes. Lo fundamental es que el azúcar quede totalmente disuelto. Luego lo único que tienes que hacer es embotellarlo -un biberón de plástico de los que se usan en coctelería resulta perfecto- y enfriarlo.

Hay que remover al fuego hasta que el azúcar se disuelva completamente.

Vale, hasta aquí la teoría. Ahora vayamos con las dudas. ¿Hay que usar azúcar blanquilla o azúcar moreno? Si hablamos en términos de sabor, da igual, puesto que el resultado va a ser el mismo. Pero en términos de color la cosa cambia. Utilizando azúcar blanquilla la mezcla será un jarabe transparente que no aportará ningún cromatismo al cóctel que preparas. Sin embargo, con el azúcar moreno el simple syrup queda más oscuro, de un tono tostado y, por tanto, a la hora de usarlo también oscurecerá sensiblemente el cóctel. Lo que sí es importante es que el azúcar sea de caña y no de remolacha, dado que así conseguirás un simple syrup de mayor calidad.

En la imagen, un sirope aromático elaborado con licor de bellota.

Otra cosa que puedes hacer es crear siropes de sabores. Esto se consigue añadiendo frutas, mermeladas o ingredientes botánicos al cazo mientras está al fuego. Eso sí, si vas a utilizar frutas muy dulces o en una alta proporción, es mejor reducir la cantidad de azúcar a una parte por cada parte de agua, ya que así evitarás que el resultado final quede demasiado empalagoso. Y si no quieres encender los fogones siempre puedes recurrir a alguna de las marcas que comercializan simple syrup ya embotellado, como por ejemplo Monin.

Mi Twitter, para bricomaníacos con coctelera: @CulturaDeBar

1 Comment

  1. Muchas gracias por tus comentarios sobre la preparación de Almibar, como frecuentemente se conoce por mis lugares.

Submit a comment

Uso de cookies

Notesubasalabarra utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies