El esmoquin afrodisíaco y otros cócteles de Salvador Dalí

In Historias destiladas, Recetas de cócteles

Salvador Dalí. Foto de La Tete Krançien (Flickr. Licencia Creative Commons)

Haz scroll
Foto de Salvador Dalí
Salvador Dalí. Foto de La Tete Krançien (Flickr. Licencia Creative Commons)

Hay personajes cuya vida artística está muy ligada al mundo de la coctelería y las creaciones agitadas y mezcladas. Uno de ellos es Salvador Dalí. Resulta la revista Culture Cocktails Magazine dedica en su último número un reportaje a la figura del artista de Cadaqués y la estrecha relación que las creaciones de éste tenían con la barra del bar. Entre las historias más curiosas se cuenta la creación del cóctel Casanova, una receta a la que Dalí atribuía propiedades afrodisíacas y de la que decía que proporcionaba “una erección inmediata” a quien lo tomaba.

El reportaje, cuyas historias están sacadas en gran medida del libro autobiográfico de Dalí “Vida Secreta“, da pie a indagar un poco más sobre la excéntrica relación que el creador surrealista tuvo a lo largo de su vida con el universo de los destilados y las cocteleras. Y la verdad es que buceando un poco entre libros y testimonios documentados la cosa da para largo. Así, por ejemplo, un buen día a Dalí le dio por crear un esmoquin afrodisíaco, consistente en un traje de etiqueta al que le había adherido “noventa y ocho copas de licor llenas de crema de menta, con unas pajas de cócteles clavadas en ellas” (1).

Más cosas: se dice que Dalí tomaba cócteles de 3 pesetas en el Hotel Palace de Madrid que pagaba con un billete de 25 pesetas y la frase “quédese con el cambio”. Lo cierto de esta anécdota es que “una vez descubrió Dalí en su vaso de cóctel lo que le parecía un pelo blanco. Temió que se tratase de su primera cana y se lanzó a sacarlo de una forma tan torpe (…) que se cortó en un dedo. La bebida cobró el color rojo de la sangre. Asustado, quiso marcharse a toda prisa, de modo que dejó un billete de veinticinco pesetas y no se preocupó de las veintitrés del cambio; al fin y al cabo uno de sus pasatiempos favoritos iba a consistir en meter un billete en un vaso de whisky y contemplar cómo se desintegraba” (2).

La verdad es que me hubiera gustado saber qué tipo de bebida era la que pagó Dalí con ese billete, aunque echando un vistazo a otras obras, como la propia Vida Secreta o A la mesa con Salvador Dalí, es muy probable que se tratara de un Cóctel de Gala, que era una receta que mandaba preparar a base de cava rosado, zumo de naranja, zumo de limón, vermouth blanco y Campari.

Cómo preparar el cóctel Casanova

Ingredientes:

  • El zumo de una naranja
  • 1 cucharada de Campari
  • 1 cucharada de jengibre en polvo
  • 4 cucharadas de brandy
  • 2 cucharadas de Vieille Cure (licor de hierbas francés)
  • 1 pellizco de cayena

Preparación: se mezcla la cayena y el jengibre en el fondo de la copa. A continuación se sirve el Campari, el brandy y el licor de hierbas. Se enfría durante 30 minutos en la nevera y se le añade zumo de naranja antes de beberlo.

Cómo preparar el Cóctel de Gala

Ingredientes:

  • 1 parte de cava rosado
  • 2 partes de zumo de naranja
  • 1 parte de zumo de limón
  • 2 partes de Martini blanco
  • 1 parte de Campari
  • 1 cucharada de azúcar

Preparación: se mezclan todos los ingredientes en una coctelera con hielo y se sirve en copa de cóctel o de champagne.

 

(1) Cita extraída del libro Dalí: Confesiones Inconfesables recogidas por André Parinaud (página 85).
(2) Anécdota extraída del libro Salvador Dalí. A la conquista de lo irracional. Javier Pérez Andújar. Editorial Algaba (página 93).
Fuente de la foto: http://www.flickr.com/photos/krancien/4682812428/sizes/z/in/photostream/

Submit a comment

Uso de cookies

Notesubasalabarra utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies